Mateo 27:46

25 de Junio: Nos Escucha, Siempre

Palabras de Jesús:

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» (Mateo 27:46)

El versículo de hoy es una muestra de que en momentos podemos dudar, pero si nuestra fe se mantiene persistente Dios es fiel y justo para socorrernos. En el huerto de Getsemaní, Jesús tuvo un momento de duda y luego de agonizar durante horas en oración,  rogó: «pase de mí esta copa» (Mateo 26:39). Sin embargo, la respuesta del Padre fue un claro «no». Para proveer salvación, Dios tenía que enviar a su Hijo a morir en la cruz. Aunque Jesús estaba atravesando una prueba durísima y llego a sentirse sólo, retomo en su fe, la fortaleza para orar con intensidad y pasión porque confiaba en que su Padre lo estaba escuchando.

Cuando oramos, quizá no veamos cómo está obrando Dios ni entendamos que haya algo bueno en lo que nos pasa. Por eso, debemos confiar en el Señor, renunciando a nuestros derechos y dejando que Él haga lo más apropiado.

Debemos dejar lo desconocido en manos de Dios. Él oye y lleva a cabo las cosas a su manera.

Oración:

Señor, a pesar de a veces  sentir dudas y no entender tus maneras o creer que no me respondes, hazme paciente y fiel para esperar por tus tiempos perfectos y por los planes de bien que siempre me guardas.

Comments

comments

Comments are closed.