Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones. (Salmos 100:5)