Archive for noviembre, 2016

Lucas 9:62

01 de Diciembre: Compromiso y Cambio

Palabras de Jesús:

«Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios». (Lucas 9:62)

En Lucas 9:57-62, encontramos tres personas que le dijeron a Jesús que querían seguirlo, y todas recibieron lo que, al parecer, fueron respuestas ásperas del Señor: «… el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza» (v. 58). «Deja que los muertos entierren a sus muertos» (v. 60). «Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios» (v. 62). En cada caso, Jesús declaró el sacrificio y el compromiso requeridos para convertirse en sus discípulos.

Caminar de la mano de  Cristo requiere maduración, compromiso de cambio, sacrificio diario para alcanzar la sabiduría que nos permita en cada situación, tomar las decisiones que honren a Dios. El Señor no solo nos llama a ponernos en acción, sino también a tomar en serio el llamado y seguir sus pasos.

Tomemos el arado del que nos habla Jesús y llevémoslo hasta el final, no miremos hacia atrás como muchos, sino mantengamos nuestra mirada firme, hacia adelante, dando cuenta de esa meta maravillosa que cada uno de nosotros anhela y espera, nuestra salvación.

Oración:

Señor, Guíame a crecer en espíritu y a practicar en mis palabras y acciones los hábitos que Te honren. Todo ello sin mirar atrás, sino confiado hacia adelante, de cara al maravilloso galardón de la Salvación, que sólo Tú puedes otorgarme. En el Nombre de Jesús, Amén.

Juan 6:63

30 de Noviembre: Vida en Su Palabra

Palabras de Jesús:

«El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.» (Juan 6:63)

Dios nos dio Su Palabra para que sea nuestro alimento espiritual. Nada es más importante para nuestra vida cristiana que ser nutridos con la Palabra de Dios. El creyente debe alimentarse de la misma para conocer al Señor y buscar de Su amor. Jesús dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (v. 63). Los alimentos mantienen nuestro cuerpo y lo renuevan; y las palabras de Jesús nutren nuestro espíritu de Él mismo. Él nos comunica su vida y poco a poco nos transforma en su imagen (2 Corintios 3:18)

¿Quieres caminar de la mano de Jesús?, acepta hoy su mensaje,. Invítalo hoy a morar en tu corazón. Invítalo a ser la parte más importante de tu vida. ¡Recibe las palabras de Jesús que son vida! Porque él es la vida. ¡El tiene palabras de vida eterna!

Oración:

Señor, permíteme vivir no de la carne sino de Tu Espíritu y del alimento que a mi alma proporciona Tu Palabra, porque en Ellos, tengo vida nueva, fortaleza y determinación para conducirme cada día por las sendas del bien. En el Nombre de Jesús, Amén.

Juan 15:5

29 de Noviembre: Unidos A La Vid

Palabras de Jesús:

«Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer». (Juan 15:5)

Nuestro trabajo, las demandas del hogar y la familia, la recreaciones, todo esto toma nuestro tiempo. Sin darnos cuenta el día se nos pasa sin haber dado tiempo para la más grande prioridad que es nuestro momento a solas con Dios aprendiendo de Él.

Jesucristo en las palabras de hoy, nos compara con ramas para que entendamos cuanto necesitamos de Él en nuestras vidas, una rama lejos de su árbol, se seca y puede ser convertida en leña, pero unida a su árbol permanece verde y da frutos. Debemos permanecer unidos a Jesús para que sigamos creciendo. Pide al Señor en tus oraciones que te permita estar siempre unido a la vid y llegar a ser ese pámpano que da frutos, para gloria y honra de su nombre.

No descuidemos por ningún instante el estar en la misma presencia del Señor. Dejemos que Él nos hable en forma personal. Esto es lo que nos dará el poder para vivir diariamente en victoria.

¡En la Vid están tu fuerza y éxito! Simplemente, ¡permanece unido!

Oración:

Señor, ayúdame a mantenerme cercano a Ti, pasando por encima de aquellas cosas que hoy pueden alejarme de Tu camino. Guíame para ser ese pámpano que unido a la vid  rinda frutos para Tu gloria y honra. En El Nombre de Jesús, Amén.

Juan 13:34

28 de Noviembre: En Amor y Bondad

Palabras de Jesús:

«Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros» (Juan 13:34)

Estamos atravesando tiempos muy difíciles en los que cada uno está por su beneficio propio, los valores, el amor y bondad del ser humano se han sumergido a lo más profundo de sus corazones, por olvidar hacer de Dios, el eje central de sus vidas. Incluso aquel que ha aceptado el llamado de Cristo, puede verse tentado y dejarse arropar por esos sentimientos que limitan nuestra capacidad de ser bondadosos y misericordiosos.

En nosotros está el poder de cambiar nuestro entorno, dando testimonio en palabra y acción de la misericordia y la bondad que El Señor nos regala cada día. Si lo hemos olvidado, tomemos la fortaleza necesaria, demos el primer paso de amor, de bondad y procuremos despertar todos los buenos sentimientos y dormir aquellos que nos hacen indiferentes ante los demás. Debemos proponernos dar una palabra de aliento, ayudar dentro de nuestras posibilidades a alguien más o simplemente regalemos un saludo, una sonrisa, en fin una mano amiga. Y no dejemos dormido al mayor de los sentimientos. El AMOR.

Recordemos que el Amor es de Dios, como dictan Las Escrituras: Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. (1Juan 4:7)

Oración

Señor, hazme cada día consciente de la bondad y amor que cada día nos brindas,  para aprender a perdonar, amar y ser igualmente bondadoso con aquellos que me rodean. En el nombre de Jesús, Amén.

Juan 14:21

27 de Noviembre: Me Ama Aquel Que Me Sigue

Palabras de Jesús

«El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él» (Juan 14:21)

Amar a Dios, significa guardar su palabra, y ¿qué es guardar su palabra?, es obedecer, cumplir, atesorar, aceptar, y  custodiar sus enseñanzas en nuestros corazones.

Cuando no nos están saliendo las cosas “bien”, fácilmente podemos pensar ¿Será que Dios no me ama o no me escucha mis oraciones?, y le decimos a Él “porque me están saliendo las cosas así, porque yo si te amo Dios mío”, pero si no guardamos sus palabras, Él nos dice «realmente No me amas de verdad”. Por ello es importante tomar esta exhortación de la Palabra en Juan 14:21, pues es tiempo de que busquemos en la Escritura los mandamientos del Señor, sus enseñanzas, y palabras y los apliquemos en nuestra vida, para verdaderamente seguir Su camino.

Recuerda, El Señor nos pide que lo obedezcamos porque quiere lo mejor para nosotros. Cuando Le obedecemos, permanecemos en su amor y rebosamos de gozo (Juan 15:10-11). Juan declaró: “El que dice que permanece en [Jesús], debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6). Cristo es el ejemplo que podemos seguir.

Cuando queramos entender cómo amar, ser humildes, tener fe o establecer nuestras prioridades, podemos mirar a Jesús y seguir sus enseñanzas.

Oración:

Señor, llévanos a seguir el ejemplo de Humildad y Amor que nos brindas, de manera que seamos capaces para obedecer Tu Palabra. Gracias por tu protección. En el nombre de Jesús, Amén

Juan 14:1

26 de Noviembre: Confiando, Sin Miedos

Palabras de Jesús:

«No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí » (Juan 14:1)

Los discípulos tenían buenas razones para estar preocupados porque a medida que se sentaban a la mesa unos momentos antes Jesús habló de la traición en medio de ellos (Juan 13:21), y de su ida donde no podían seguirle (vv. 33, 36). Jesús vio en sus rostros la confusión esa noche, dolor, desilusión, miedo, frustración y desconcierto. Su mundo se hundía a su alrededor.

Sin embargo en medio de aquella angustia, de la cual estaban invadidos Jesús los confortó con esas palabras del Buen Pastor consolando a sus ovejas: No tengas miedo, ni angustias, creed en dios, creed también en mi . Es la revelación de su propio corazón para ellos.

Ante esa hermosa promesa de bienestar y seguridad, Jesús agregó: En la casa de mi Padre muchas moradas hay, os preparare lugar, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. (Juan 14:2-3)

Hermosas promesas de lo que Jesuscristo nos brinda: fortaleza y guía, todos los días. Él no nos dice acerca del camino; Él es el Camino. Jesús dice a ti y a mí: «Ven, ven conmigo yo te llevaré. Voy a abrir el camino. Ven, te llevaré yo mismo».

Aceptemos ese llamado y caminemos cada día bajo su resguardo y en su bondad.

Oración:

Señor guíame cada día a transitar por tus sendas, teniendo siempre presente, que Tú eres el camino y la vida, El eterno pastor que resguarda y consuela a cada una de sus ovejas. En el nombre de Jesús, Amén.

Mateo 6:33

25 de Noviembre: Siempre Suficiente

Palabras de Jesús:

«Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas» (Mateo 6:33)

En las escrituras de hoy, Jesús nos enseña, que Dios suple las necesidades de todos aquellos que buscan su reino y su justicia, al igual que el salmista David cuando nos anima: «los que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien» (Salmo 34:10).

Es una maravillosa promesa de que Él satisfará nuestras necesidades materiales, pero también es un llamamiento a una vida auténtica: Macera tu vida en la realidad de Dios, en la iniciativa de Dios y en las provisiones de Dios. No te preocupes pensando que estás desperdiciándote. Así Descubrirás que todas tus preocupaciones humanas cotidianas son satisfechas.

Si hoy estás pensando «necesito un poquito más» de algo, considera en cambio la posibilidad de reconocer que Dios te ha dado «suficiente». Recuerda que Dios siempre provee para lo que necesitamos,  no necesariamente para lo que queremos. Pero siempre dentro de su propósito de bien para cada uno de nosotros.

Oración:

Señor, renueva cada día mi gratitud sobre aquello que me provees. Ayúdame a reconocer que es realmente lo suficiente y lo que necesito, para conducirme por el propósito al que me has llamado. En el nombre de Jesús, Amén.

Juan 6:27

23 de Noviembre: Verdadero Alimento

Palabras de Jesús:

«Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre» (Juan 6:27)

En las escrituras de hoy, las palabras de Jesús nos enseñan que en la vida existen dos tipos de comida, la comida que perece y  la comida que permanece para siempre. Literalmente aquella comida que perece es la que satisface nuestras  necesidades físicas como el alimento que ingerimos diariamente o los bienes materiales que podemos poseer para satisfacer necesidades puntuales de la vida cotidiana.

Sin embargo Jesús nos invita a no laborar por tal comida sino por aquella que realmente permanece: Su Palabra. Esto no significa que no vamos a esforzarnos para proveer para nuestras necesidades sino que no lo hagamos  de tal manera que por la comida que perece, descuidemos la comida que realmente permanece

La palabra de Dios, es el alimento que perdura y a través de Jesús nuestro pan de vida, el que nos brinda la esperanza de vida eterna (Juan 6:40) y nos ofrece la vida abundante aún ahora. (Juan 10:11). Trabajemos diariamente por ese alimento, recordando que todo lo material es pasajero, y que por el contrario, Dios, es eterno.

Oración:

Señor, permíteme cada día trabajar por el alimento perdurable que encuentro en Tu palabra, para ser digno de la vida abundante y eterna que sólo Tú puedes brindarme. En el nombre de Jesús, Amén.